Buscaran que los destinos turísticos se consideren regiones prioritarias

Cancún.- Braulio Antonio Arsuaga Losada, líder del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), dio a conocer que se pedirá a las autoridades federales sanitarias que los destinos turísticos se consideren regiones prioritarias durante las campañas de vacunación postcovid; al mismo tiempo, estimó que los problemas que enfrentan Aeroméxico e Interjet es un factor que perjudica a la industria turística.

El empresario turístico dijo que la Organización Mundial de Turismo (OMT) reportó entre mil y mil 100 millones de turistas menos durante 2020, en comparación con 2019, lo que representa que el sector del turismo retrocedió a los niveles de hace 30 años, “algo dramático”, indicó.

Los empresarios de la industria buscarán que los principales destinos turísticos sean considerados regiones prioritarias durante las campañas de vacunación contra la covid-19, con el objetivo de recuperar parte de los millones de visitantes que la pandemia ha arrebatado al sector a nivel nacional.

La industria turística está a favor de incrementar el número de pruebas anticovid, además de emplear la rastreabilidad de casos de contagio, acciones a las que prevén sumar otros requerimientos como los de las autoridades estadunidenses, que exigirán una prueba negativa a los viajeros para poder ingresar a ese país.

Además, los problemas que están teniendo las líneas aéreas Aeroméxico e Interjet, las dos principales del país, representan un factor que ha generado perjuicios a la imagen de la industria turística, afirmó el presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico: “La crisis por la que atraviesan ambas aerolíneas genera falta de asientos”.

Comentó que debido a los problemas de esas aerolíneas, así como de los efectos totales de la pandemia en otras compañías, actualmente solo se tiene una oferta de 100 mil asientos, cuando anteriormente se tenían 800 mil.

Durante la firma de un convenio para la reactivación económica turística entre el CNET y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), añadió que en el transporte aéreo se reporta una reducción de 65.6 por ciento, la segunda más crítica desde la II Guerra Mundial, con pérdidas de 118.5 mil millones de dólares.

“México recibió 21.7 millones de turistas internacionales entre enero y noviembre, una disminución de 46.2 por ciento, y los ingresos alcanzaron 10 mil millones de dólares en el mismo periodo para una caída de 55.8 respecto al año anterior, una pérdida de 18.6 millones de turistas y 12 mil 300 millones de dólares”, detalló Arsuaga Losada.

La recuperación de la economía mundial dependerá, principalmente, de vacunar a cuando menos 70 por ciento de la población; después, de las pruebas negativas a la salida y llegada de turistas, antes que la imposición de cuarentenas, recomendación tanto de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) como del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC).

“Un tercer elemento, quizá el más importante, es la actitud y percepción del turista, pues muchos aún están temerosos de viajar por miedo a contagiarse y manifiestan su preferencia a visitar lugares cercanos, de fácil acceso y sin restricciones como las cuarentenas, y donde se pueda mantener la distancia física.

“Hay que cuidar que otros países no impongan restricciones a visitantes procedentes de nuestro país; en ese aspecto, son preocupantes las alertas de viaje hacia México y la información en otras naciones sobre el mal control de la pandemia porque afectan la percepción del control sanitario en el país”, puntualizó Braulio Arsuaga.

Precisó que bajo cualquier escenario, el crecimiento previsto para 2021 es insuficiente para recuperar la caída del año pasado, y a casi ocho meses del reinicio de actividades no esenciales, los avances son mínimos y hay retrocesos graves en varias entidades: el panorama es complejo, incierto y con claroscuros.

“Aún vienen meses muy difíciles que seguirán poniendo a prueba al sector y aunque hay confianza en la recuperación, ésta no se dará por sí sola ni de manera automática o inercial, y se prevé que se podría llevar de 2.5 a cuatro años para alcanzar los niveles de la actividad previos a la crisis sanitaria.”

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: